Efectos del calor sobre la salud

Protegiendo a los trabajadores en ambientes calurosos

Enfermedades, lesiones y hasta la muerte continúan ocurriendo en los lugares de trabajo, a pesar de los esfuerzos de prevención relacionadas con el calor. Los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales muestran que en 2010 hubo 4,190 casos de lesiones o enfermedades derivadas de la exposición al calor en el lugar de trabajo, y que resultaron en uno o más días de perdida laboral. Tanto los trabajadores de exterior como de interior, que están expuestos al calor o que trabajan en ambientes calurosos están en riesgo. Para abordar los peligros del calor y los ambientes calientes, NIOSH publicó en febrero los Criterios para un Estándar Recomendado: Exposición ocupacional al calor y ambientes calientes. El documento se puede encontrar en el sitio web de NIOSH.

La exposición al calor extremo puede ocasionar enfermedades ocupacionales causadas por el estrés, incluyendo golpe de calor, agotamiento, síncope, calambres, erupciones o la muerte. El calor también puede aumentar el riesgo de lesiones de los trabajadores: puede provocar palmas sudorosas, lentes de seguridad empañados y mareos, puede reducir la función cerebral responsable de la capacidad de razonamiento, creando riesgos de seguridad adicionales. Otras lesiones por calor que pueden ocurrir son las quemaduras como resultado del contacto con superficies calientes, vapor o fuego.

El documento original de criterios de NIOSH sobre ambientes calientes se publicó en 1972 y se revisó en 1986. Estas publicaciones evaluaron los riesgos potenciales para la seguridad y la salud que se encuentran en ambientes calientes, independientemente del lugar de trabajo, y recomendaron un estándar para proteger a los trabajadores de esos peligros. Las enfermedades y lesiones ocupacionales relacionadas con el calor ocurren en situaciones donde la carga de calor total (ambiental y metabólica) excede la capacidad del cuerpo para mantenerse equilibrado. En el documento de 1986, NIOSH recomendó límites de escala móvil basados ​​en cargas de calor ambientales y metabólicas determinadas a partir de los datos científicos relevantes disponibles y la práctica en la industria.

La experiencia de los últimos años, incluida la respuesta al derrame de petróleo de Deepwater Horizon en 2010, ha dado como resultado la necesidad de una guía actualizada que refleje las investigaciones y hallazgos actuales. Si bien el conocimiento básico del equilibrio térmico y el intercambio de calor no ha cambiado en gran medida, hoy se dispone de más información sobre los efectos biológicos del calor, como el mecanismo de sudoración, el equilibrio de agua y electrolitos, y los factores dietéticos. Y aunque las mediciones del estrés por calor han cambiado poco a lo largo de los años, el documento revisado de NIOSH incluye información sobre termómetros bimetálicos y la tabla psicrométrica. Los cuadros psicrométricos, que muestran las relaciones entre la temperatura del bulbo seco y bulbo húmedo, la humedad relativa, la presión de vapor y la temperatura del punto de rocío, son especialmente valiosos para evaluar el entorno térmico interior.

NIOSH evaluó sus límites de alerta recomendados (RAL) para trabajadores no aclimatados y los límites de exposición recomendados (REL) para trabajadores aclimatados y determinó que ambos límites siguen siendo protectores (ver Figuras 1 y 2). La mayoría de los trabajadores sanos expuestos al calor ambiental y metabólico por debajo de los RAL o REL NIOSH apropiados estarán protegidos de los efectos adversos para la salud. Sin embargo, la consideración de los datos científicos llevó a la decisión de eliminar estas recomendaciones. Muchos trabajadores aclimatados viven y trabajan a temperaturas superiores a los límites máximos sin efectos adversos para la salud.

Figuras 1 y 2. Los RAL de NIOSH para trabajadores no aclimatados (izquierda) y los REL para trabajadores aclimatados (derecha) son límites de escala móvil basados en cargas de calor ambientales y metabólicas.

¿QUIÉN ESTÁ EN RIESGO?

Los trabajadores expuestos al calor extremo o que trabajan en ambientes calurosos ya sea en interiores o exteriores, o incluso aquellos que realizan actividades físicas extenuantes, pueden estar en riesgo de estrés por calor. Muchos factores de riesgo pueden contribuir al estrés por calor (ver Figura 3), y algunos son más difíciles de abordar que otros. Altas temperaturas y humedad, exposición directa al sol o fuentes intensas de calor, movimiento de aire limitado, no beber suficientes líquidos, esfuerzo físico, EPP y ropa, condición física, problemas de salud, medicamentos, falta de aclimatación, edad avanzada o enfermedades relacionadas con el calor,  pueden aumentar el riesgo de enfermedades relacionadas con el calor.

La falta de aclimatación es un factor de riesgo que se puede eliminar con algo de planificación y esfuerzo. La aclimatación se puede describir como los cambios fisiológicos que ocurren en respuesta a una sucesión de días de exposición al estrés por calor ambiental. Estos cambios reducen la tensión causada por el estrés por calor y permiten que una persona trabaje con mayor efectividad y con menos posibilidades de enfermedades relacionadas con el calor. Un artículo reciente en Morbidity and Mortality Weekly Report mostró que la mayoría de las citas de OSHA que involucran enfermedades relacionadas con el calor o la muerte de trabajadores involucraban sitios de trabajo sin programa (o con un programa deficiente) para prevenir la enfermedad. De estos programas, la aclimatación era el elemento que más faltaba. Los trabajadores no aclimatados muestran fácilmente signos de estrés cuando se exponen a ambientes calurosos y tienen dificultades para reemplazar el agua perdida mediante el sudor. Los trabajadores aclimatados han aumentado la eficiencia de la sudoración, la circulación estabilizada, la capacidad de realizar trabajos a una temperatura corporal y frecuencia cardíaca más bajas y un mayor flujo sanguíneo de la piel, todo lo cual ayuda a la pérdida de calor. Saber si los trabajadores están aclimatados o no también es esencial para determinar un límite apropiado recomendado por NIOSH.

Figura 3. Muchos factores pueden aumentar el riesgo de enfermedades relacionadas con el calor.

MEDIDAS PREVENTIVAS

En la mayoría de los casos, se puede predecir de antemano que un trabajo o tarea involucrará calor o un ambiente caluroso. Los higienistas industriales pueden reducir el riesgo de estrés por calor siguiendo las recomendaciones de los Criterios de NIOSH para un Estándar Recomendado: Exposición ocupacional al calor y ambientes calientes. Algunas de las recomendaciones actualizadas se resumen a continuación.

Límites recomendados por NIOSH

NIOSH tiene RAL para trabajadores no aclimatados y REL para trabajadores aclimatados. La exposición total al calor para todos los trabajadores, ya sean aclimatados o no, debe controlarse para que los trabajadores sanos sin protección no estén expuestos a un calor mayor que el RAL o REL apropiado. Los trabajadores que usan ropa o EPP que aumentan su exposición al calor pueden necesitar modificaciones adicionales para protegerse del estrés por calor. Para seleccionar el RAL o REL apropiado, el higienista industrial debe evaluar el calor ambiental utilizando el método del termómetro de globo de bulbo húmedo (WBGT) u otra técnica para estimar los valores de WBGT. Las mediciones de calor ambiental deben realizarse al menos por hora, durante la parte más calurosa de cada turno de trabajo, también en los meses más calurosos del año y cuando se produce o se pronostica una ola de calor. Si dos de estas medidas secuenciales exceden el RAL o REL aplicable, entonces las condiciones de trabajo deben modificarse hasta que dos medidas secuenciales cumplan.

Calor ambiental y metabólico

El calor metabólico de cada trabajador debe estimarse para determinar si la exposición total al calor excede el RAL o REL aplicable. Siempre que la combinación de calor metabólico ambiental y de detección estimado exceda el RAL o REL aplicable, la producción de calor metabólico debe medirse utilizando calorimetría indirecta o un método equivalente. Las tasas de calor metabólico deben determinarse para un promedio ponderado de una hora por tarea que incluya todas las actividades realizadas durante cada período de análisis y todos los períodos de descanso programados y no programados. La monitorización fisiológica (por ejemplo, la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal central y la pérdida de agua corporal) puede usarse como una alternativa para determinar el calor ambiental y metabólico.

Programa de monitoreo médico

Se debe instituir un programa de monitoreo médico para todos los trabajadores que estén o puedan estar expuestos al estrés por calor, ya sea que estén aclimatados o no. Este programa está destinado a prevenir resultados adversos e identificar signos o síntomas tempranos que pueden estar relacionados con enfermedades relacionadas con altas temperaturas. Todas las evaluaciones y procedimientos deben ser realizados bajo supervisión médica sin costo alguno para los trabajadores, incluidas las evaluaciones previas y las evaluaciones periódicas en el trabajo, así como también un plan de seguimiento.

Para la evaluación médica previa, todos los trabajadores deben considerarse no aclimatados. Como mínimo, la evaluación médica previa debe incluir la labor y el historial médico; examen físico; evaluación del uso de medicamentos terapéuticos, medicamentos de venta libre, suplementos, alcohol o cafeína; evaluación de la obesidad y de la capacidad del trabajador para usar cualquier vestimenta y equipo de protección requerido. Además, las evaluaciones médicas periódicas deben estar disponibles al menos anualmente para todos los trabajadores que puedan estar expuestos a estrés por calor.

Supervisión de Eventos relacionados con el calor

Deben recopilarse y analizarse datos relacionados con la continuidad y distribución de efectos adversos para la salud en poblaciones de trabajo en riesgo de lesiones por altas temperaturas. La información adicional necesaria para las medidas de prevención y control incluyen modificaciones en el lugar de trabajo; identificación de trabajadores altamente susceptibles; datos sobre la ocurrencia o recurrencia en el mismo trabajador; distribución en el tiempo, lugar y persona de los efectos adversos; además de mediciones ambientales o fisiológicas. Esta información debe obtenerse para cada sitio de trabajo.

PPE y Ropa

Los controles de ingeniería y las prácticas de trabajo seguras pueden garantizar que la exposición de los trabajadores al estrés por calor se mantenga por debajo del RAL o REL correspondiente. Si el estrés por calor total excede, el empleador debe proporcionar a los trabajadores equipo y ropa de protección, como prendas refrigeradas por agua, prendas refrigeradas por aire, chalecos con bolsas de hielo, prendas sobre humedecidas y delantales o trajes reflectantes al calor.

Formación

Todos los trabajadores (y supervisores) que laboren en áreas donde existe una probabilidad razonable de lesión o enfermedad por calor, deben participar en programas de capacitación. La capacitación debe incluir información sobre los riesgos de estrés por calor; factores predisponentes, signos y síntomas; y primeros auxilios. El golpe de calor en particular debe discutirse, porque las características del individuo (edad y estado de salud), el tipo de actividad (esfuerzo sedentario versus extenuante) y los síntomas (sudoración versus piel seca) varían entre las clasificaciones clásica y de esfuerzo. A menudo se necesitan capacitaciones de actualización en el lugar de trabajo, especialmente con respecto a los síntomas; si bien algunos de los mensajes comunes de salud pública se centran en el golpe de calor clásico, los trabajadores tienen un mayor riesgo de sufrirlo por esfuerzo.

Deben revisarse las precauciones adecuadas para trabajar en áreas calurosas y las responsabilidades de los trabajadores de seguir las prácticas laborales adecuadas y los procedimientos de control. Esto debe incluir instrucciones para informar de inmediato a su supervisor sobre cualquier signo o síntoma de enfermedad relacionada con el calor. La capacitación debe cubrir los efectos de las drogas terapéuticas, los medicamentos de venta libre, el alcohol o la cafeína que pueden reducir la tolerancia al calor y aumentar el riesgo de enfermedad. El uso adecuado de PPE y ropa también debe explicarse o demostrarse, y deben incluirse a los trabajadores en las discusiones sobre las actitudes culturales hacia el estrés por calor. Por ejemplo, algunos trabajadores podrían pensar, incorrectamente, que un individuo puede ser «endurecido» contra el requerimiento de líquidos cuando se expone al calor al deshidratarse deliberadamente antes del trabajo de manera regular. Es importante desglosar estos mitos y proporcionar hechos para prevenir lesiones o enfermedades. Además, los trabajadores deben tener acceso a una hoja de datos de seguridad de estrés que contenga procedimientos de emergencia, primeros auxilios y notas al personal médico responsable de la clasificación y prevención de lesiones por calor.

Control del estrés por calor

El estrés por calor puede reducirse mediante la implementación de controles de ingeniería, donde sea posible, para modificar la producción metabólica o el intercambio de calor por convección, radiación o evaporación. Se debe establecer un programa escrito para reducir la exposición al calor RAL o REL por debajo de los controles de ingeniería y prácticas laborales. Los ejemplos de controles de ingeniería pueden incluir aquellos que apuntan a aumentar la velocidad del aire; blindajes o barreras reflectantes o absorbentes de calor; y reducción de fugas de vapor, pisos mojados o humedad. Los controles de práctica laboral incluyen:

  • Disminuir el tiempo que el trabajador pasa cada día expuesto al calor y aumentar el tiempo de recuperación en un ambiente fresco.
  • Reducir las demandas metabólicas del trabajo (por ejemplo, mediante la mecanización o el uso de herramientas especiales, o aumentando el número de trabajadores por tarea).
  • Implementar un plan de aclimatación al calor y aumentar la condición física.
  • Capacitar a supervisores y trabajadores para que puedan reconocer los primeros signos y síntomas de las enfermedades causadas por el calor y así administrar primeros auxilios.
  • Implementar un sistema de compañeros donde los trabajadores se observen entre sí para detectar signos y síntomas tempranos de intolerancia al calor.
  • En ciertas situaciones, requerir que los trabajadores realicen un autocontrol y crear un grupo de trabajo (compuesto por trabajadores, supervisor de atención médica y un gerente de seguridad) para tomar decisiones sobre las opciones de autocontrol y los procedimientos operativos estándar.
  • Proporcionar cantidades adecuadas de agua fría y potable cerca del área de trabajo y alentando a todos los trabajadores que han estado en calor por 2 horas y que han participado en actividades laborales moderadas a beber una taza de agua (aproximadamente 8 oz.) cada 15–20 minutos

Si estos controles no son suficientes para reducir la exposición por debajo del límite aplicable, entonces deben complementarse con el uso de ropa o equipo adecuado que proporcione refrigeración corporal auxiliar. Además, se debe implementar un programa de alerta de altas temperaturas, cuando el servicio meteorológico pronostique que es probable que ocurra una ola de calor en los días siguientes.

INFORMACION ADICIONAL

En los sitios de trabajo donde el calor es un peligro, los higienistas industriales deben revisar las recomendaciones completas disponibles en el documento de criterios de NIOSH y familiarizarse con los muchos factores de riesgo asociados con las enfermedades relacionadas al calor. Para obtener más información sobre el estrés por calor y los productos educativos adecuados para los profesionales de la seguridad y la salud, los empleadores y los trabajadores, consulte la página web de seguridad y salud en el lugar de trabajo de estrés por calor de NIOSH.

BRENDA JACKLITSCH
Articulo original synergist.aiha.org

Nosotros
IA SAC nace con vocación de participar en el cambio global al que estamos asistiendo. Un cambio que pretende reaccionar no solo ante las agresiones ambientales que hemos estando infringiendo al planeta durante décadas, sino también ante las agresiones sociales que desgraciadamente siguen instaladas en nuestro modo de vida actual ... Leer más
Contacto

Phone: (01) 454 3009

Mobile Phone: 992 624 706

Email: info@iambientales.com